Artritis séptica








La artritis séptica  es una infección en una articulación. Puede ser ocasionada por una bacteria, un virus, o, con menos frecuencia, por hongos o parásitos. Usualmente la infección afecta a una sola articulación grande, como la rodilla, pero

es posible que varias articulaciones se vean afectadas. El proceso infeccioso inicial puede empezar en cualquier parte del cuerpo y viajar por el torrente sanguíneo hasta la articulación. Otras fuentes de infección incluyen heridas abiertas, cirugía e inyecciones no estériles. Los niños pequeños y las personas de edad avanzada son más propensos a desarrollar infecciones en las articulaciones. El ejemplar del 4 de abril de 2007 de JAMA incluye un artículo que categoriza los hallazgos clínicos que ayudan a identificar a los pacientes que pueden tener artritis séptica.

•SEÑALES Y SIMTOMAS. Y SÍNTOMAS

• Fiebre
• Escalofríos
• Dolor severo en la articulación afectada, especialmente al moverla  FACTORES DE RIESGO
• Inflamación (aumento del líquido dentro de la articulación) • Calidez (la articulación está roja y caliente al tacto debido al aumento de flujo sanguíneo) • Fatiga y debilidad generaliza •FACTORES DE RIESGO 

  • Sistema inmunológico debilitado. En las personas con diabetes, problemas renales y hepáticos e infectados por VIH, así como quienes toman medicamentos para suprimir el sistema inmunológico, la capacidad de combatir las infecciones está disminuida.
  • Abuso en el consumo de alcohol o de otras drogas
  • Cáncer
  • Problemas previos con las articulaciones. Las enfermedades que afectan las articulaciones, incluyendo otros tipos de artritis, pueden aumentar el riesgo de artritis séptica. También pueden aumentar el riesgo cirugías previas en las articulaciones, reemplazos de articulaciones y lesiones en las mismas.
  • Heridas cutáneas. Las heridas abiertas en la piel facilitan el acceso de las bacterias al organismo.
    Artrocentesis de la rodilla




    DETECCIÓN Y DIAGNÓSTICO 
    1.  
    2. Análisis sanguíneos para identificar un aumento de glóbulos blancos y de bacterias
    3. Rayos X para identificar la inflamación dentro de una articulación y en los tejidos blandos circundantes
    4. Artrocentesis, inserción de una aguja en la articulación para obtener una muestra de líquido sinovial (de la articulación) para evaluación. El líquido sinovial normalmente es transparente. Las infecciones bacterianas pueden afectar el color, la consistencia, el volumen y la constitución del líquido sinovial normal. El análisis de la muestra puede determinar la cantidad de glóbulos blancos y el tipo de bacteria.
    5. Estudios diagnósticos. Pueden realizarse distintos estudios para identificar la presencia y la extensión de un proceso infeccioso. Comúnmente se utilizan barridos nucleares (usando colorantes y rayos X), resonancia magnética y tomografía computarizada.  

    6. TRATAMIENTO 
      El diagnóstico definitivo de un proceso infeccioso depende de la identificación del patógeno
      (organismo que causa la enfermedad) en frotis teñidos de líquido sinovial y del aislamiento del
      patógeno de cultivos de líquido sinovial. El tratamiento oportuno incluye antibióticos (usualmente
      durante 4 a 6 semanas, tomados oralmente o inyectados en las venas). Con frecuencia debe drenarse el espacio de la articulación infectada para erradicar la infección, acelerar la recuperación y reducir el dolor.
      Esto puede lograrse por medio de artrocentesis, por irrigación quirúrgica (introduciendo soluciones estériles
      a la articulación para lavarla) o por medio de desbridamiento (remoción de tejido muerto). La artritis séptica puede ocasionar daño y destrucción en la articulación, con lo cual a la larga puede requerirse cirugía de reemplazo de la articulación.